Traducción al Español: Paula Rowland para Signos Ediciones

La historia sobre el método de sanación energético-chamánico “Voces Sanadoras”

Han pasado veinte años desde que tomé contacto por primera vez con las Voces Sanadoras. Verano en Baviera. Las piedras aún estaban incandescentes entre las llamas. Me senté sobre el tronco de un árbol y miré al atizador del fuego que, apoyado en una horquilla para papas observaba el fuego. Pronto sería la hora. Comenzaría la ceremonia de purificación.

Quemé salvia en un cuenco, dejé arder brevemente las llamas y luego las apagué. El humo blanco se elevó. A la entrada de la cabaña, los participantes vestidos solamente con una toalla larga, esperaban en fila la limpieza con humo de salvia, uno por uno. Porque de eso se trata la ceremonia de purificación indígena: una limpieza física, mental y espiritual, para que la energía bloqueada pueda fluir. Donde los bloqueos están afianzados puede doler. El calor húmedo, tarde o temprano, empuja a la gente hacia sus límites. Una ceremonia de purificación puede durar horas.

Como guía de la ceremonia, me senté cerca de la entrada. Como un iglú, la cabaña se arqueaba hacia nosotros como un útero. ¡Solo una salida! Alrededor de 30 personas se sentaron en el pasto frío en torno al hoyo situado en el medio. Entonces el hombre a cargo del fuego trajo las piedras incandescentes al interior de la cabaña y las deslizó en el hoyo. Luego de la séptima piedra, le hice una seña de que era suficiente. Se bajaron las mantas ubicadas en la entrada. Inmediatamente fuimos rodeados por la oscuridad. Solo en el medio, las piedras incandescentes. Vertí tres cucharones de agua sobre ellas y el agua se evaporó con un sonoro siseo. La cabaña estaba impregnada de vapor.

Sigilosamente, comencé a tocar el tambor. Había iniciado la primera ronda. Esta sirve para que todos accedan a un adecuado estado mental de apertura. Los participantes se encuentran bien preparados y saben que en la primera ronda se les permite liberar sus voces y producir sonidos. La mayoría de la gente no está acostumbrada a liberar su voz y cantar. En la garganta se localizan los bloqueos más notorios. Pero mediante el sonido del tambor y del Didgeridoo, ejecutado por un amigo, y gracias a algunos valientes que acompañaron mis elevados sonidos, lenta y tímidamente se desplegó una canción polifónica sin palabras.

En cualquier momento que la energía comienza a fluir, aún cuando solo es la voz la que se atreve, otros bloqueos también son estimulados: una tensión en el cuello, tristeza bloqueada en el estómago, amor bloqueado a nivel del corazón o incluso rabia y pena. La energía estimulada golpea contra las paredes detrás de las que está apresada. Quiere fluir, conectarse, quiere mostrarse y tener un efecto.
Es por eso que en la primera ronda de una ceremonia de purificación hacemos sonidos, es por eso que nos sentamos en el calor; frente a nosotros sólo la oscuridad, sobre la que se refleja la propia alma.

Lo experimenté a menudo, antes de que un chamán me iniciara como guía de una ceremonia de purificación. En mi trabajo como constelador sistémico, previamente había aprendido a dejar ir cualquier noción, a volverme bastante permeable a la información procedente del campo invisible, información que a menudo se comunica intuitivamente, como un sentimiento, algunas veces con palabras, oraciones completas e incluso imágenes internas. Es como en el cine. Lo invisible aparece en la pantalla en blanco de la percepción intuitiva.
Pero no estaba del todo preparado para lo que iba a ocurrir ese día en la ceremonia de purificación.

Había asistido a muchas ceremonias de sanación chamánicas, algunas veces para sanarme a mí mismo. Pero nunca atravesé por un entrenamiento chamánico. Ningún chamán me había elegido como su discípulo, diciendo que las fuerzas más elevadas querían que me convirtiera en chamán. Nadie me había preparado excepto, quizás, la vida.

Ese día, al principio tuve la impresión de una lejana canción de ballena pero pronto nuestras voces aumentaron, se volvieron poderosas y altas. De repente, mi canto cambió. Y en los incipientes sonidos suaves y puros, las vocales y las consonantes se entremezclaron. Sonaba como un extraño, arcaico idioma. De pronto dejé de cantar pero hablé en un idioma extranjero. Las palabras no tenían sentido en mi cabeza pero sí para lo más profundo de mi alma y de mi corazón. Sucumbí a los impulsos desde que lo aprendí en todas las constelaciones que facilité en los años anteriores. Mi mente sólo observaba. Y yo mismo escuchaba con asombro cómo las palabras se convertían en oraciones completas. Ya no tuve más dudas de que alguien le había hablado al grupo a través mío. La gente en la cabaña de sudación hizo silencio. Sólo se podía oír el viento en los árboles del bosque cercano, el crepitar del fuego y las palabras extrañas que salieron de mis labios en todo tipo de voces. De repente, alguien estaba sollozando a lo lejos en el fondo de la cabaña de sudación. Entonces, muchos participantes empezaron a llorar, algunos suavemente y otros alto y sin ninguna restricción. La antigua tristeza se liberó. Mi voz se volvió más fuerte y aunque llegó a ahogarse durante los lamentos más elevados, siguió hablándole al grupo para suavizarse solo cuando uno tras otro se fueron calmando.
Nunca antes había experimentado semejante apertura de las esferas emocionales en la primera ronda de una ceremonia de purificación. Cuando todo estuvo completamente calmo en la cabaña, doblé la manta de la entrada. Era hora del primer descanso, el aire fresco ingresó, el hombre a cargo del fuego trajo botellas de agua a la cabaña. Además, ingresaron nuevas piedras calientes. Tras algunos minutos, la entrada se cerró de nuevo. Las restantes tres rondas fueron más calmas, incluso más pacíficas que siempre.

Indianische Schwitzhütte
Sweat Lodge Fuego

Luego de la ceremonia de purificación, cuando todos nosotros tras la ducha con la manguera del jardín estábamos sentados alrededor del fuego, totalmente vestidos de nuevo, los participantes me preguntaron:
”¿Qué fue eso?”
“No lo sé”, dije, “Realmente no sé”.

Por supuesto, esta experiencia permaneció en mi mente durante los siguientes días. Ya estaba claro para mí que había comenzado a asumir el rol de un médium para la energía sanadora. Se había sentido bien y obviamente los participantes del grupo se habían beneficiado con esto. Pero, ¿debía yo realizar un trabajo chamánico por sobre todo? Yo era doctor en medicina, psicoterapeuta y constelador sistémico. No quería ser, además, un chamán. Eso era demasiado para mí. Exceptuando el liderazgo de una ceremonia de purificación, nunca había experimentado una iniciación chamánica. No sentí justificación y, francamente, ningún deseo de continuar siendo un médium para energías sanadoras chamánicas. Efectivamente pensé que solo había sido un evento aislado, un gran momento de sanación si a ustedes les gusta, pero nada más. Sin embargo, ya tenía un nombre para este método: Voces Sanadoras.

Durante años, me negué a explorar este fenómeno más allá. Ciertamente no lo apliqué en mi consulta médica. Para enfermedades en mi propia familia, tenía menos reparos. En mi familia, traté con éxito arritmias cardíacas, dolor e inflamación por prótesis de caderas y de articulaciones de rodilla.
Estas pocas experiencias, que ocurrieron durante más de una década, me convencieron de que las Voces Sanadoras fueron efectivas luego de una sola aplicación. Pero permanecía la negación de utilizar este método profesionalmente.

Provence 1
Provence, Francia

Hasta un día en que me caí medio inconciente de una bicicleta en Provenza (Francia). Inmediatamente supe que había tenido un golpe de calor. Era un día caluroso. En verdad, los diez kilómetros sobre llanura, equipado con un casco brilloso y suficiente agua, no podían haber sido el motivo. Pero no había tiempo para semejantes consideraciones. Mi esposa sólo estaba a 20 metros en la oficina turística. Ella no tenía idea de que me estaba desmayando cerca del estacionamiento, al lado de mi bicicleta. Tomé la botella de agua caliente y bebí un libro y medio tan rápido como pude. El líquido resolvería mi problema circulatorio. Pero no era así de fácil. Aunque yacía en el piso estaba al borde de la inconciencia una y otra vez. Me arrastré unos pocos metros al banco de un parque cercano y elevé mis pies. Mientras, se movían las nubes blancas en el cielo azul profundo de Provenza. ¿Quién le diría a mi esposa que había sido llevado inconciente a un hospital en una ambulancia ¿Dónde estaba ella todo ese tiempo?

Lentamente mejoró mi estado. Cuando mi esposa finalmente llegó tras 15 minutos, ya estaba sentado con mi espalda apoyada contra el banco de la plaza. No necesitaba la ambulancia. Tras otro litro de agua fresca, estaba tan bien que pude pedalear los 300 metros hacia el nuevo hotel, aún con las piernas flojas.

Me tomó dos semanas, aún de vacaciones, caminar a la playa sin vértigo. Pero al regresar a Baviera, el mareo regresó. Casi tenemos un accidente porque yo manejaba el automóvil, creyendo estar sano. En casan nada iba a mejorar. Me sentía mareado y débil en cama. Raramente podía leer mis correos electrónicos sin sudar.
Luego de dos semanas, nada había cambiado en mi condición. Estaba bastante seguro de estar seriamente enfermo. Mayormente pensaba en un tumor cerebral. Mis síntomas encajaban en una enfermedad como esa. Un golpe de calor no podían ser más el motivo. Pero rehuí la certeza, esperé otra semana. Nada cambió. Por entonces estaba seguro de que tenía un tumor. No tenía sentido mirar para otro lado. Reservé un turno para una resonancia magnética cerebral para el día siguiente.

La noche anterior, no pude dormir. Pensé: “Si realmente tuviera un tumor cerebral y mi vecino tuviera el don de curarlo con las Voces Sanadoras y sólo no se atreviera por falsa modestia, sería demasiado malo para mí. No lo pensé en alemán como es usual sino en inglés. No sé por qué mis pensamientos fueron en inglés esa noche. Hasta hoy no lo sé.

A las cuatro de la mañana tuve una visión: quizás yo no tuviera el derecho de privar de este don a mis pacientes y en verdad al mundo entero. Hice un trato conmigo mismo. “Si el examen sale bien mañana”, me dije a mí mismo, “Si estás sano, les mostrás las Voces Sanadoras al mundo, posicionás el método en la cima de tu sitio web y con él tratás a cada persona que quiera”.

La resonancia magnética craneal era normal, ni tumor ni ninguna otra cosa. En tres días, todos mis síntomas habían desaparecido.
Desde entonces estuve tratando con las Voces Sanadoras en mi consultorio de Bad Tölz. Los pacientes descansan en una confortable sala mientras disfrutan de los sanadores efectos de las Voces Sanadoras.
Aunque el síntoma o la enfermedad pueda focalizarse en una parte específica del cuerpo, las Voces Sanadoras despliegan sus efectos en todos los niveles, armonizando el cuerpo entero, y también disolviendo los bloqueos mentales y espirituales. El cliente es tratado como un todo.
Durante la aplicación, el cliente no debe hacer nada salvo abrirse a las energías sanadoras y darles la bienvenida.

Las Voces Sanadoras como un don

Considero la oportunidad de trabajar con las Voces Sanadoras como un don.
Para entregar algo de esto a la comunidad mundial, produje videos cortos con las Voces Sanadoras para varios sistemas de órganos y los publiqué en Internet gratis. Actualmente encontrarán videos para el corazón, vías aéreas y pulmones, riñones y tracto urinario, hígado y tracto biliar, sistema digestivo y para el metabolismo.

Si se encuentran sanos, estos videos cortos (4 min) pueden armonizar su sistema de órganos. Si están enfermos, estos videos pueden ser de apoyo sanador.
Si alguien de su familia o amigos se enferma o incluso si es hospitalizado, acérquenle un buen par de audífonos y recomiéndenle escuchar el video sobre el sistema del órgano afectado tres veces por día.

Pueden encontrar los videos de las Voces Sanadoras reunidos en la página web en:
http//www.dr-rauscher.de/Healing_voices_2_Englisch.html
Se les agradece reenviar este link a sus amigos y a sus redes.

Un nuevo campo de aplicación para las Voces Sanadoras

Hace cinco años utilicé las Voces Sanadoras en una constelación familiar por primera vez, cuando no pude encontrar una buena solución para el cliente con las herramientas clásicas del trabajo de constelaciones. Se trataba de una escena entre perpetrador-víctima de la Segunda Guerra mundial.
Durante el tratamiento con las Voces Sanadoras todos los representantes en la constelación mostraron sorprendentes movimientos emocionales de sanación.
Ese día experimenté por primera vez como funcionan las Voces Sanadoras en sistemas humanos simultáneamente en distintos niveles generacionales. Para mí se evidenció que las energías sanadoras no solo desbloquean energía sino que reviven conexiones humanas bloqueadas. Un nuevo nivel de sanación fue logrado.

En tanto, el método energético-chamánico Voces Sanadoras se ha convertido en una poderosa energía en mi trabajo constelatorio. En promedio, lo utilizo en un tercio de cada constelación.

Mexico Closing

En 2016, en la ciudad de México, tuve la oportunidad de demostrar las Voces Sanadoras en grupos grandes. Esto reveló que estas energías sanadoras pueden alcanzar a más de cien personas simultáneamente.
Incluso los participantes, que no fueron elegidos para un rol representativo en la constelación, sino que solo estaban sentados en el círculo externo, informaron haber experimentado un alivio de síntomas corporales de larga data.
En tanto, pude introducir las Voces Sanadoras en diez países en varios continentes.
En todos lados el método fue recibido con los brazos abiertos y su poder sanador fue experimentado por mucha gente. Es obvio que el mundo está abierto a las Voces Sanadoras.

Hasta ahora, el método Voces Sanadoras ha sido utilizado en los siguientes países:

Weltkarte Healing Voices Dez. 2018.png

Pero el mayor descubrimiento que realicé trabajando con las Voces Sanadoras es que las energías sanadoras involucradas están en el aire en todas partes, como en un especial campo Wi-Fi. Pero para ser efectivas necesitan de un ser humano que les preste un cuerpo y una voz por unos pocos minutos.

Más y más gente me pregunta si existe una forma de aprender cómo sanar con las Voces Sanadoras. Estoy convencido de que esto es posible. Los primeros planes para un entrenamiento en este método se encuentran aún en mi escritorio.
El entrenamiento se centrará en la habilidad de los participantes para entregarse a los movimientos y a los sonidos del campo sanador sin ningún miedo.
Para lograrlo es necesaria una elevación de la conciencia sumada a la incondicional disposición de descubrirse a uno mismo en todos los niveles. Por lo tanto, los tres años que durará el entrenamiento pueden tornarse una experiencia intensa, poderosa e inolvidable para cada uno de los participantes.

Cómo la historia de las Voces Sanadoras se desarrollará está aún escrito en las estrellas. La experiencia, sin embargo, es muy alentadora.

Reserve una sesión con las Voces Sanadoras con skype: karl-heinz@dr-rauscher.de

Con el siguiente ejercicio usted puede atravesar su propia experiencia con las Voces Sanadoras.

Ejercicio recomendado:

Tómese 15 minutos. Siéntese o recuéstese confortablemente.
Ahora, internamente, diga la fórmula:
“Invito a todos los sanadores femeninos y masculinos de todos los tiempos a sanarme. Si ustedes quieren y pueden”.

Luego solo presencie lo que ocurrirá.

Suyo

Karl-Heinz Rauscher
www.dr-rauscher.de

Kommentar verfassen

Trage deine Daten unten ein oder klicke ein Icon um dich einzuloggen:

WordPress.com-Logo

Du kommentierst mit Deinem WordPress.com-Konto. Abmelden /  Ändern )

Google+ Foto

Du kommentierst mit Deinem Google+-Konto. Abmelden /  Ändern )

Twitter-Bild

Du kommentierst mit Deinem Twitter-Konto. Abmelden /  Ändern )

Facebook-Foto

Du kommentierst mit Deinem Facebook-Konto. Abmelden /  Ändern )

Verbinde mit %s