Traducción de Paula Rowland para Signos Ediciones

¡Todos pertenecemos a la Humanidad!

La foto del niño sirio ahogado causa estupor en todo el mundo. La imagen llega a nuestros corazones y de repente entendemos que la actual miseria de los refugiados nos concierne a todos.

El motivo por el cual nos acostumbramos durante tanto tiempo a ignorarlos de algún modo, es la actitud de que la gente de Afganistán, Siria y Eritrea y de otros países realmente no nos pertenece. Los consideramos extraños.

Pero igual que nosotros, todos ellos pertenecen a la gran familia de la Humanidad. Ellos son nuestros hermanos y hermanas. Este niño muerto en la playa mediterránea es nuestro niño, un miembro de la gente de esta Tierra, de la Humanidad.

Todos pertenecemos a ella. En el “Círculo de todos” poseemos el mismo derecho de pertenencia. Por “nosotros” quiero decir todos los seres humanos, independientemente del color de piel, el origen o la religión.

En este punto, consideremos seriamente el “Principio de Unidad” y asumamos que se trata de una verdad profunda. Como humanos somos una unidad, una extensa familia. Con esta actitud básica hacia la vida tenemos la oportunidad de resolver el actual problema de los refugiados y también otras grandes cuestiones humanitarias de esta época.

Ubíquense en el “Círculo de todos”. Para hacerlo abandonen toda desvalorización y miren a los refugiados como hermanos y hermanas. Las acciones necesarias emanarán de ustedes desde el interior de esta actitud.

Nuestra vida se enriquece gracias a los otros. El “Círculo de todos” siempre conduce a situaciones de ganancia mutua. Cada uno aporta lo que tiene (talento, ideas o dinero) hacia el centro del círculo para el beneficio de todos. De este modo todos se enriquecen.

Ejercicio recomendado:

Tómense el tiempo que necesiten y pregúntense:
¿Dónde en el mundo aún considero a otro ser humano un extraño, como alguien que no nos pertenece?
Si encuentran a alguien, llévenlo o llévenla al propio “Círculo de todos”. Haciendo esto son ustedes mismos los que ingresan en el círculo al abandonar cualquier desvalorización o exclusión.

Ahora mantengan esta conciencia a lo largo del día y observen lo que ocurre en su interior.

Siéntanse en libertad para traducir este artículo a cualquier idioma y súbanlo en cualquier lugar que consideren apropiado.

Suyo

Karl-Heinz Rauscher
http://www.dr-rauscher.de

Kommentar verfassen

Trage deine Daten unten ein oder klicke ein Icon um dich einzuloggen:

WordPress.com-Logo

Du kommentierst mit Deinem WordPress.com-Konto. Abmelden /  Ändern )

Google Foto

Du kommentierst mit Deinem Google-Konto. Abmelden /  Ändern )

Twitter-Bild

Du kommentierst mit Deinem Twitter-Konto. Abmelden /  Ändern )

Facebook-Foto

Du kommentierst mit Deinem Facebook-Konto. Abmelden /  Ändern )

Verbinde mit %s