Traducción al Español Signos Ediciones

La Unidad es el factor central de nuestra existencia.

Cómo la comprensión de que todo está unido a todo cambia nuestra vida:

Para que ustedes puedan comprender el Principio de Unidad, que para muchas personas todavía resulta nuevo, voy a hablar primeramente del antiguo pero aún dominante principio dualista, de la existencia de dos polos. Porque es importante conocer lo viejo para, de ese modo, entender por qué se necesita de lo nuevo y qué diferencia lo nuevo de lo viejo.
Después me ocuparé en detalle del Principio de Unidad para junto con ustedes analizar distintos aspectos de la vida en los cuales el Principio de Unidad promueve cambios significativos cuando es utilizado.

Finalmente les pondré a disposición distintas herramientas para que, si lo desean, puedan utilizar con éxito el Principio de Unidad en su vida cotidiana.

Entonces, en primer lugar el punto de partida:

Vivimos en un mundo de dualidades, en un mundo de objetos y contradicciones.
La conciencia dualista, la conciencia de la existencia de dos polos tiene su lugar en el cerebro. El cerebro tiene que separar y diferenciar para poder satisfacer la valiosa función del pensamiento. Por eso también el cerebro tiene dos mitades. Con una pierna estamos en la izquierda y con la otra en la derecha. Es un constante ir y venir.
Toda persona se siente en principio separada de todo lo demás. Aquí el cuerpo, esto soy yo. Lo demás y los demás están fuera de mí, eso es lo que no soy, eso está enfrente de mí. Solamente así es posible experimentar el mundo. Lo contemplamos desde afuera y lo contemplamos como algo separado de nosotros.
Esto está bien así y tiene su sentido. Si hubiésemos permanecido en el caldo primigenio, no sabríamos nada de este mundo y de sus estimulantes contrastes.
Es bueno tener alguien enfrente. Por un lado siempre existe lo otro. Quién quisiera prescindir de la confrontación con el otro sexo, quién perder el cambio del día y la noche, de la lluvia y la luz del sol, de la actividad y el descanso, quién del camino de aquí hasta allí, quién los altibajos, las idas y vueltas, el hambre y una buena comida, la sed y la bebida fresca. Cada expresión de la vida está dominada por la dualidad, por el principio de la dicotomía como fuerza propulsora. Calor y frío, ¡qué bello! Ni un solo respiro sin la alternancia entre afuera y adentro, sin lleno y vacío. Ningún placer, ningún deseo sin intercambio con un otro. Tomar y dar en un constante intercambio, eso es la vida.

No obstante existe el reverso. Esto trae el mundo de la dualidad consigo. Para lo bueno siempre existe lo malo.

Yin Yang
Para una cosa siempre existe la otra

Para el arriba existe el abajo. Para la abundancia la carencia. Para lo viejo existe lo joven y para lo anterior lo posterior. Esto nos obliga a un permanente juicio sobre el mundo exterior. Es bueno o es malo, amigo o enemigo, queremos eso o no lo queremos, está bien o no lo está. Debo hacerlo así o mejor no. ¿Qué es lo correcto? ¿Qué es lo equivocado?
De este modo nace la duda que también concierne a las mismas personas. ¿Está bien como uno mismo es o no?
¡Comenzando por los otros! Seguramente tendremos nuestras dudas acerca de si los otros están bien así como son. ¡Dios mío! Cuando pienso en mis vecinos.
Existen sin embargo otros que nos resultan agradables, con los que uno está dispuesto a superar las barreras y unirse a ellos.
A veces no resulta tan sencillo con el otro cuando, por ejemplo, nos hace daño o en un caso extremo nos quiere matar. Entonces sí que estamos en un problema. ¿Cómo nos comportamos en ese caso con el otro? La reacción normal en el mundo de la dualidad es la acusación y la pelea.
La acusación tiene la ventaja de que en principio evadimos el problema porque la culpa la tiene el otro.
También nuestra furia encuentra ahora una clara meta, concretamente, el otro. A veces uno puede sentirse bien cuando se enoja con otro.
Pero lamentablemente las acusaciones tienen una desventaja y ella no es precisamente pequeña. Ellas no solucionan el problema por la sencilla razón de que mayormente no son correctas. Porque en nuestros problemas siempre tenemos una parte de responsabilidad propia. Pero a esto nos referiremos más tarde.

Detengámonos aquí. En el mundo tenemos a alguien enfrente, otro de quien nos sentimos separados. Esto nos da la oportunidad de conocer ese mundo y a nosotros mismos en contacto con ese otro.
Por qué razón ustedes deben conocer mejor el mundo y a ustedes mismos es algo que yo no puedo decirles. Resulta evidente que las personas se desarrollan en el transcurso de su vida. Cuando observamos el último par de milenios tenemos la impresión de que la humanidad en conjunto avanza y se desarrolla. La pregunta tan solo es en qué dirección.

Si es que existe un desarrollo tal vez valga la pena observar en detalle hacia dónde debe dirigirse el viaje.
El camino ideal del desarrollo de un individuo transcurre del niño inexperto a la maestría del viejo sabio. Se trata sobre todo de una ampliación de la conciencia. Al final deberíamos saber más que antes. ¡Sería lo ideal! Existen numerosos ejemplos de esto. Esencialmente ese camino le está abierto a cualquier persona. No obstante, solamente el conocimiento no alcanza para lograr la sabiduría. Es necesario aplicar ese conocimiento, es decir tenemos que cambiar la manera de hacer algunas cosas.
Si aplicamos en conjunto este criterio al desarrollo del mundo actual, la realidad no luce bien. ¿Hay un cambio del comportamiento? ¡Falsa alarma!
¿O tienen ustedes la sensación de que la humanidad en los últimos 3.000 años se ha vuelto más sabia? Guerras y expulsiones en tantos lugares, muertes y homicidios. Un sistema financiero que explota a los que menos tienen y que concentra la riqueza de este mundo en las manos de los pocos que ya tienen más que suficiente. La sobreexplotación de la tierra avanza sin detenerse a pesar de que cualquier niño sabe que así no puede funcionar.

¿Cómo explicar esta situación? Por qué la humanidad no aprende de lo que ya sabe. Tal vez la humanidad sea todavía muy joven y está todavía en la edad del pavo. Todavía el tema es tener en lugar de ser. Lo material y el miedo a la pérdida ocupan un lugar primordial. Básicamente el tema que nos preocupa es la seguridad.
Pero la seguridad no puede ser alcanzada si consideramos la dualidad, la existencia de dos polos. Pues en el mundo de la separación lo otro es visto como algo separado, potencialmente como un enemigo contra el que es necesario protegerse y defenderse. La consecuencia final es la convicción de que el otro nos quiere robar, sojuzgar y matar. A menos que uno sea más fuerte, más rápido y más inteligente.
La pequeña yo-persona que crece con la idea de la separación tiene en mente solo la idea de la ventaja propia, de la propia supervivencia, del propio bienestar. Lo que le ocurra al otro es en principio secundario, en realidad totalmente indiferente. Lo principal es que el otro no tenga fuerza, que no se convierta en una amenaza. Así queda planteada la cuestión del poder.
En algún momento tenemos la idea de agredir primero al otro: bajo el lema la agresión es la mejor defensa, la guerra es el mejor modo de garantizar la paz. En el sistema de pensamiento de la separación, la paz duradera se alcanza cuando se ha desarticulado y sometido a todos los posibles enemigos. La meta deseada es la dominación del mundo, la concentración de todo el poder y el control en una sola mano. Recién entonces, creen, que está garantizada la propia seguridad.
Sin embargo este proyecto está condenado al fracaso. Porque de la nada surgirán nuevos enemigos y amenazas. El sistema de pensamiento de la separación se procura a sí mismo enemigos en la medida en que percibe a todos y a todo como una amenaza. La convicción es: la maldad está en el mundo. Siempre son los otros que la traen. La maldad debe ser combatida por la bondad. La bondad está en mí o en nosotros. Los otros son la maldad.
El sistema de pensamiento de la separación es un sistema cerrado que siempre se ratifica a sí mismo. Yo vivo lo que espero.
¡Grueso error! Vivimos en un mundo bello y estamos en camino de destruirlo. Vivimos con otras personas en el mundo y tenemos la sensación de que necesitamos combatirlos todo el tiempo y ocuparnos de nuestra propia seguridad. Podría ser tan bello, pero no lo es.

Hasta aquí el punto de partida. El sistema dualista de pensamiento choca con sus propios límites. Evidentemente no se trata de un modelo exitoso.
Pero nosotros tenemos una verdadera alternativa: El Principio de Unidad. La conciencia de unidad desenmascara la separación como una ilusión. En la verdad más profunda no existe la separación. Todo está unido a todo y construye con todas las demás partes un gran todo.

WholenessEn la conciencia de unidad, la separación se revela como ilusoria

La conciencia de unidad tiene su lugar en el corazón, a través de cuyo campo electromagnético estamos en contacto con el campo magnético de la tierra y con todo lo demás.
En la conciencia de unidad no hay ninguna carencia. No hay más separación entre lo que se tiene y lo que no se tiene. Ya que ustedes están unidos a todo, por definición siempre tendrán lo que necesiten en ese momento. Así también será en cada momento del futuro. Por esa razón, en la conciencia de unidad los miedos del futuro son   innecesarios.
Tampoco existen peligros. Ustedes están unidos a todo y por eso están seguros. No hay nadie que los pueda amenazar porque ustedes son uno con todo, en última instancia son siempre también el otro. ¿Por qué deberían ustedes amenazarse a sí mismos?
Ustedes son el aire que respiran, el alimento que ingieren, la tierra de la cual nacieron, el espíritu que los llena. En este alto plano filosófico no hay ninguna separación.
¿Pero cómo puede ser posible? Si nosotros vemos que la mesa allí está separada de nosotros, y también aquella persona más allá es otro distinto a nosotros. Si realmente existe una unidad debería ser posible por un lado experimentarla, y por el otro comprobarla.

Veamos qué nos dice al respecto la ciencia.
La ciencia trabaja con evidencias que nadie puede rebatir y por lo tanto todos deben aceptar. ¡Realmente!
La investigación física que investiga el mundo de los objetos ha descubierto y demostrado que el objeto en sí es una ilusión. ¿Una mesa, una mano, un auto son una ilusión, una pura fantasía? ¡Exactamente eso!
En las últimas décadas la física cuántica ha avanzado hasta el más mínimo detalle de la materia y ha visto que finalmente no queda nada más que energía y espacio vacío. El físico cuántico Prof. Hans-Peter Dürr lo expresó de esta manera:

“En el fondo la materia absolutamente no existe. Solo hay un sistema de relaciones… Básicamente existe solo energía y conectividad, la conexión sin fundamento material.”

Video Profesor Dürr: https://www.youtube.com/watch?v=ymsCpeN3UZE

Entonces la materia, lo concreto, lo representacional, es decir todo el mundo que percibimos, es solo energía y conexión. También nosotros seríamos solamente energía y estaríamos en contacto con todo lo que nos rodea. Todo tendría también que ver con nosotros. Nosotros seríamos una parte de un gran sistema de relaciones.
Si reconocemos las evidencias de la física cuántica, y no existe ninguna razón para no hacerlo, entonces no solamente seríamos eso, sino que lo somos. En el fondo de nuestra existencia no somos otra cosa que una parte de un gran sistema de relaciones. Ni rastro de separación. Solamente existe la conexión.

Este enunciado coincide con las ideas de los viejos sabios que decían que el mundo exterior no existe, que él solo es un reflejo del alma de las personas, que uno siempre se está viendo a sí mismo. Todo lo que ustedes experimentan es solo un reflejo de ustedes mismos.

¿Si esto es una verdad científica comprobada desde hace ya mucho, por qué no sabíamos hasta ahora nada de ella?
Creo que es una buena pregunta. ¿Por qué el ser humano no quiere saber lo que ya sabe?
Evidentemente no resulta sencillo renunciar a una vieja idea del mundo y observar el mundo de un modo completamente nuevo. Hay en la historia ejemplos impactantes. Galileo Galilei, quien continuó con las enseñanzas de Copérnico acerca de que la tierra no es plana sino una esfera y como otros planetas gira alrededor del sol, tuvo que abjurar de esa creencia para evitar ser quemado en la hoguera. ¿La tierra y con ella la humanidad dejaba de golpe de ser el centro del mundo y pasaba a ser una insignificante mota de polvo en un universo infinito? Dios ya no podía ser más encontrado en el cielo encima de las nubes. Esto no podía ni debía ser.

Los descubrimientos de la física cuántica significan hoy un salto cuántico en nuestra comprensión del mundo como en su momento lo fueron los descubrimientos de Copérnico. También ellos ponen nuestras anteriores ideas del mundo patas arriba. ¿El mundo ya no está más enfrente de nosotros? ¿Tenemos que estar estrechamente unidos en términos energéticos con el mundo, constituir una unidad con él? ¿Con quién debemos entonces enojarnos? No, esto no puede ni debe ser.
¿A dónde vamos a parar si en este punto continuamos pensando? Hay materia por todas partes, aun en las galaxias más alejadas cuya luz ni siquiera nos alcanza. ¿También debemos  estar interiormente unidos con estos mundos por sobre toda la distancia, por sobre todos los tiempos? Finalmente quedamos sujetos a ciertas influencias provenientes del cosmos de las cuales nada sabemos y a las que, sobre todo, no podemos influenciar. ¿Qué sentido tiene entonces todo nuestro esfuerzo por el poder y el control y nuestras tan sesudas decisiones? No, esto no puede ser.

¿Y si está comprobado? Tal vez sería muy interesante reflexionar acerca de lo que significaría para nosotros si esto fuese efectivamente así.

Quantenphysik
La física cuántica prueba que todo es conexión

Justamente a este tema me dediqué en los últimos años. Yo quería saber si tendría alguna ventaja enfrentar estos hechos comprobados.
Para empezar le di un nombre a la criatura: “El Principio de Unidad. La comprobación de que todo está unido a todo.”

¿Ahora, de qué nos sirve esta comprensión, de qué nos sirve el Principio de Unidad? ¿Nos servirá para finalmente vivir mejor?

Miremos a continuación distintos ámbitos de la vida con mayor detenimiento:
Empecemos con el ámbito personal, con las situaciones contra las que normalmente debemos defendernos con vehemencia, con los sucesos desagradables. Todos los acontecimientos forman parte de la unidad, de lo contrario no sucederían. Estamos unidos con todo lo que nos ocurre, ya sea positivo o negativo. Los acontecimientos positivos no son por ahora un problema, los negativos sí.
Todos conocemos los sucesos desagradables, por ejemplo un despido, una separación, un dolor, una enfermedad, una pelea; o sea sucesos que nos empujan a pequeñas o grandes crisis.

Normalmente hacemos lo posible para evitar las crisis. ¿A quién le gusta caer en una crisis? A nadie, y mucho menos voluntariamente. No obstante, en la conciencia de unidad la crisis está presente, justamente porque todo forma parte, sin excepción.
Toda crisis tiene un sentido. Ella quiere aportar al desarrollo de la persona afectada. El desarrollo de la persona avanza básicamente en dos fases, un desarrollo paulatino en el cual se aprende más con el tiempo y un desarrollo intempestivo, un salto cuántico con el cual uno de repente se ve catapultado a un plano superior. La crisis prepara ese salto cuántico. En ese momento nos vemos obligados a ver. Ya no es posible engañarse. Ya no es posible hacer como si no supiésemos.
Por lo tanto, nosotros atraemos la crisis para que ella nos haga avanzar. Nuestra alma mete la mano. Estamos involucrados. Somos parte del todo. Necesitamos la crisis. No tiene sentido verla como un enemigo y combatirla… eso sería aún el sistema dualista de pensamiento.
No, la aceptamos, la saludamos como una oportunidad… esto es el pensamiento de unidad. La crisis forma parte de la vida humana. Ella es necesaria, aleja la pobreza del estancamiento. Ella trae algo nuevo.
En cada acontecimiento desagradable subyace una oportunidad que ustedes necesitan. Pues esa oportunidad les trae algo que les está faltando, que le está faltando a vuestra totalidad, muestra también vuestra conexión con algo desconocido o rechazado hasta ahora. Esto vale también para cada enfermedad y cada síntoma corporal. Se pone de manifiesto con claridad en nuestro idioma. Nosotros preguntamos: ¿qué te falta? Con el conocimiento del Principio de Unidad podríamos preguntar: ¿Con qué parte de la totalidad esta enfermedad quiere ponerte en contacto? ¿Quién o qué quiere acercártela?
Las respuestas a estas preguntas son absolutamente individuales. A cada enfermo le falta algo. Cada enfermedad tiene su propio lenguaje simbólico, transporta su propia información. El Principio de Unidad dice: Acéptala, no la combatas, entiende el mensaje. Entonces serás más completo y más sano.
En una constelación de los síntomas ustedes podrán decodificar los mensajes del cuerpo y de la totalidad de la crisis.

¿Pero cómo ocurre esto? ¿Cómo funciona una constelación sistémica? Voy a explicárselos en rasgos generales:
Las partes de un sistema, por ejemplo las partes del cuerpo, son ubicadas espacialmente en relación con el cliente y son representadas por, por ejemplo, miembros de un grupo terapéutico. En la terapia individual yo asumo esa tarea colocándome una tras otra en las distintas posiciones para recabar ahí la información necesaria.
Pues tan pronto como uno se ubica como representante en una posición sistémica comienza a comprender y sentir el estado de ánimo de aquello que está representando. Al igual que un receptor de radio se reciben informaciones que están en el aire. A este fenómeno se lo denomina “percepción representativa”. Es el núcleo efectivo de toda constelación. A través de él fluyen informaciones que explican el sistema en sus interrelaciones.
En un principio la constelación sistémica fue desarrollada varias décadas atrás por Bert Hellinger para el sistema familiar y se llaman en este ámbito constelaciones familiares. Luego el método fue ampliadopor otros, entre los que me cuento, para síntomas corporales, enfermedades y otras crisis vitales.

schema-familienaufstellung-300-grainLa Constelación Sistemica como una ventana a lo invisible

¿Pero cómo se siente un órgano, cómo se siente un dolor, cómo un complejo sintomático, cómo una enfermedad, cómo una crisis? Las informaciones que circulan son en gran medida enriquecedoras y al mismo tiempo sorprendentes. Por regla general estas informaciones sirven a la cura de la crisis momentánea.
Fundamentalmente las enfermedades y las crisis nos proporcionan tres categorías de mensajes y comprensiones:

  1. En primer lugar los mensajes concretos. Estos son conocimientos e indicaciones que usted necesita con urgencia en esta fase vital.
  2. En segundo lugar hay mensajes que indican que tal vez su alma no esté completa, que usted eventualmente dejó en el pasado una parte de su alma, por ejemplo en una situación traumática ocurrida en la infancia o también en una encarnación anterior.
  3. En tercer lugar hay mensajes que le dicen que su clan no está completo, que en su conciencia de clan falta una determinada persona.

Detengámonos aquí: Todos los acontecimientos desagradables están aquí presentes. Sería de gran utilidad si usted encuentra en sí mismo una oportunidad que quiera ponerlo en contacto con la gran totalidad. Esto serviría a su desarrollo y ampliaría su conciencia.

Vayamos ahora a otro aspecto de la vida personal, a la relación de pareja. También aquí suceden a veces cosas desagradables.
Su pareja hace algo que a usted no le gusta. La reacción frecuente en la conciencia dual es: tú tienes la culpa. Si fueses distinto todo estaría bien.
En la conciencia de unidad esto suena un poco diferente: Okay. Esto no me gusta, pero voy a ver si tal vez tiene algo que ver conmigo. ¿Para qué necesito esta experiencia? ¿Qué oportunidad yace ahí? ¿Con qué parte faltante de la totalidad quiere ponerme en contacto este problema? ¿Para qué me sirve esta conducta?
En la conciencia de unidad podemos hacer estas preguntas con absoluta naturalidad. No tendremos miedo del futuro. Porque también con el futuro estamos conectados de manera positiva independientemente de que forma tome.
Y ya estamos un paso más cerca de la solución.

Familia de origen

Nuestra familia de origen constituye una totalidad particular. El sistema de la familia de origen lo llevamos en nosotros. Cuando este sistema está completo y entero la familia de origen nos da fuerza y confianza. Cuando hay agujeros, porque alguien por su destino fue excluido u olvidado, cargamos inconscientemente con ese peso. Pues también en este plano existe el empuje hacia la totalidad y la unidad. Es que un sistema familiar incompleto trata de recordar a los excluidos y los olvidados y hace que algún descendiente, por ejemplo un hijo o un nieto, vivan ese mismo destino. Esto conduce a la repetición de destinos durante varias generaciones. En una constelación familiar podrán descubrir si ustedes cargan con un peso de ese tipo. La solución es la reconstitución de la totalidad. Le daremos a los olvidados un buen lugar en nuestro corazón. Para ello no es necesario cambiar el pasado, lo que por otra parte no es posible. Tampoco nadie tiene que cambiar. Solamente ustedes tienen que cambiar la actitud interior. De esta manera se sentirán completos y unidos. El espejo del mundo les muestra de pronto una vida completamente nueva.

Profesión

En la unidad en la que la persona vive también está presente la profesión y la vocación. En caso de que la persona no haya encontrado su lugar en este ámbito, también aquí podrán suceder hechos desagradables, por ejemplo insatisfacción, desgano por la actividad profesional actual o fuertes peleas o un insoportable mobbing en el lugar de trabajo. En el trabajo independiente, a veces la decadencia de las actividades actuales obliga a un replanteo.
En lugar de echarle la culpa a otro, permanezca también aquí en la conciencia de unidad que le dice que todo lo que ocurre tiene una conexión con usted y al mismo tiempo puede darle valiosas indicaciones que le sirvan para el camino posterior.
Ustedes preguntarán en las situaciones de crisis profesional: ¿Qué me falta para el próximo paso de desarrollo profesional?
Tal vez se trata de una capacidad que ustedes descubren, un talento que puedan desarrollar, un consejo profesional que pueden recabar o el coraje necesario, la confianza en el futuro, nuevos socios profesionales, una mejor estructura comunicacional, ideas locas, una pausa, un viaje, una nueva formación profesional, alegría por lo nuevo y muchas otras cosas. El Principio de Unidad les dará la seguridad de que, de un modo sensato, todo está unido a todo y que nada les faltará en el futuro.

De este modo, en los ámbitos personales, privado y profesional, el Principio de Unidad ofrece ventajas esenciales.
Pero también en los amplios sistemas sociales sacamos provecho de este nuevo sistema de pensamiento.

Ideas fuertes requieren símbolos fuertes.
Precisamente, cuando muchas personas participan aparece como emblema del Principio de Unidad un símbolo arcaico que se puede encontrar en la naturaleza por todos lados: el círculo.

Circle of all - LogoEl sol, la luna, la tierra, la ronda alrededor del fuego, el ovulo, el núcleo celular, el átomo. En el otoño pasado de pronto me quedó claro que el círculo es el símbolo ideal para el Principio de Unidad. Yo lo llamo de modo comprensible para todo el mundo “circle of all”, porque precisamente todos sin excepción forman parte.
Vivir el Principio de Unidad quiere decir ubicarse en el círculo. En el “circle of all” todos tienen el mismo derecho. Nadie será desvalorizado o sobrevaluado. Como persona todos forman parte de la misma manera.
Cada uno pone en el medio lo que tiene o lo que puede para el bien de todos.

En el espíritu del “circle of all” quisiera ahora observar junto con ustedes las grandes interrelaciones sociales y ver quénuevas posibilidades nos abre allí el Principio de Unidad.

Comencemos con el sistema económico:

La forma en que se ejecuta la economía en nuestro país y en el mundo en general es algo que nos afecta a todos, a cada uno de nosotros. Por lo tanto, vale la pena que nos ocupemos del tema.
El sistema económico global de nuestros días presenta rasgos de un capitalismo incipiente. En los países del Tercer Mundo se fabrican productos a precios de hambre, muchas veces utilizando el trabajo infantil que después aparecen en los negocios a precios elevadísimos. Los Estados ricos viven a costa de los países pobres.
Sin embargo, el bienestar basado en la pobreza de otros contraría el Principio de Unidad. En el “circle of all” se presta atención a todos de la misma manera. Los encuentros ocurren a la altura de los ojos. La explotación no tiene lugar. La idea de que uno pueda ganar algo en la medida que otro pierde no concuerda con la conciencia de unidad. Si yo también soy quien está enfrente de mí, no tiene sentido explotarlo. Solo me explotaría a mí mismo, aun cuando recién me diese cuenta más tarde.
Por esa razón, solo existe un tipo de negocios que puede ser apoyado por el Principio de Unidad. Se trata de negocios en los que todos los participantes ganan y nadie pierde, negocios win-win. Salarios justos, precios justos, condiciones de trabajo justas.
Si se trata de pérdida y ganancia, el dinero no puede ser el único parámetro. A través de condiciones de producción y comercialización justas, además del dinero el empresario gana también reputación, la sensación de pertenecer a la gran comunidad de la humanidad y la satisfacción que surge de la constatación de que según el capital y la posibilidad está haciendo un aporte al éxito de una gran totalidad.
La economía está hecha por personas para personas. Se debe considerar la totalidad de la persona y todas sus relaciones cuando se quiere encontrar un buen camino para la actividad económica, el trabajo y el consumo. Un sistema económico realmente nuevo tiene que servir a todas las personas y al mismo tiempo no explotar el medio ambiente. Esclavitud, trabajo infantil y salarios de hambre desparecerán cuando se implemente el Principio de Unidad.

Pueblos y Estados, relaciones internacionales

 Este principio podría también valer para las relaciones internacionales entre los Estados: uno para todos y todos para uno, pero nada contra alguien.
Pues cada persona es una parte de la humanidad, todos estamos rodeados de hermanos y hermanas, todos provenimos del mismo tronco, estamos provistos de los mismos órganos, atravesados por el mismo espíritu. Y sin embargo, la muerte y el homicidio, la guerra y el terror dominan el mundo. La razón para ello es la idea de la separación, la creencia deque una persona está separada de la otra, que un pueblo está separado de otro, también la idea de que un pueblo es más importante o mejor que otro y que puede estar por encima de otros pueblos. También el extendido error de que un pueblo puede ganar cuando le quita algo a otro pueblo o tribu genera explotación y envidia.

El Principio de Unidad dice lo contrario. Todos los pueblos constituyen una unidad, son facetas de la misma humanidad estrechamente ligadas en la historia, el destino y el futuro. Cuando un pueblo ataca a otro se ataca a sí mismo, será atacado en el futuro, se daña a sí mismo, mata a sus propios hijos. La historia está llena de ejemplos. Cuando uno lo sabe queda claro que las guerras pasadas fueron urdidas por personas ignorantes y que cada uno de los que participaron también eran ignorantes. El soldado alemán que le disparó a un ruso le disparó a un hermano. Aquellos que mataron a civiles indefensos y eliminaron a familias enteras, eliminaron a sus propias familias. Un pueblo que se impone sobre otro caerá en el abismo. Puede que transcurra cierto tiempo hasta que esto quede claro para todos. El lapso de tiempo es a nivel de los pueblos más largo que en el plano individual. Los pueblos tienen una memoria más larga que los individuos. Pero nada se pierde. Pues pasado, presente y futuro interactúan uno con otro. También ellos constituyen una unidad.
Todos los pueblos juntos conforman el pueblo de la tierra, la Humanidad. En la unidad reina el orden del mismo derecho. Todos los pueblos gozan del mismo derecho, son igualmente importantes y valiosos, da lo mismo que raza, color de piel, religión, cantidad de población o nivel de desarrollo tengan. En el orden de la humanidad los pueblos tienen un mismo derecho dentro de un gran círculo. Ninguno sobresale. Todos juntos conforman la unidad, todos juntos conforman la humanidad. Cualquier otra creencia carece de sentido.

Weltkarte 2019Todas las naciones juntas forman la nación de la Tierra!

Pues la idea de que pueda existir un pueblo que esté por encima de otro conduce a la muerte, al sufrimiento y la miseria. Esta idea vale tanto para los perpetradores como para las víctimas. De ninguna manera cambian las cosas si el que mata, quema y expulsa argumenta que actúa en venganza. Da lo mismo porquémotivo mata, está matando a un miembro de la familia humana, por lo tanto un hermano o una hermana y de ese modo finalmente se mata a sí mismo. Cuando se conoce esta verdad es posible terminar con la guerra y el asesinato.
El Principio de Unidad prepara el camino para un futuro de paz.

Integración de minorías étnicas y religiosas

También la integración de minorías étnicas y religiosas, lo que constituye un problema en muchos países, puede resultar más sencilla con el Principio de Unidad.
Ningún pueblo es racialmente puro. Todos somos una mezcla. Solo es necesario retroceder bastante en el tiempo para chocar con especies diferentes que se volvieron parte de nosotros y sin las cuales nosotros hoy no seríamos lo que somos. Combatir lo extraño, lo desconocido, es un indicador de un pensamiento propio de la edad de piedra. Como dijimos, las personas se desarrollan de la ignorancia al conocimiento, de la inconciencia a más conciencia. La idea de la separación, el combatir a la persona extraña como alguien que no pertenece a nuestro grupo proviene de los inicios de la conciencia humana, una idea que sin embargo hasta el día de hoy sigue teniendo muchos seguidores. Pero ahora el tiempo está maduro para un salto cuántico, maduro para la comprensión de que el Principio de Unidad tiene validez justamente en el plano de las relaciones interpersonales. Cuando el salto cuántico haya sucedido, nadie podrá fingirque no se sabe lo que realmente sabemos: Todos estamos unidos en este mundo. Estar junto al otro significa enriquecimiento mutuo, no somos extraños sino amigos, huéspedes, vecinos que pueden vivir juntos y con respeto mutuo.
Con todo, cada uno debe poder seguir siendo como es. De esta manera, la religión, por ejemplo, será una cuestión enteramente privada. Del mismo modo como me resulta indiferente con que club de fútbol el otro simpatiza, lo mismo sucederá con la religión a la cual el otro pertenece. Me parecerá bien sea como sea. El otro es una persona entre las personas y yo lo soy también.

En el Principio de Unidad hay establecido un orden que le garantiza completa autonomía a cada parte. Recién entonces la totalidad funciona para el bien de todos. Tan pronto como un grupo poblacional exige que los otros deban cambiar de acuerdo a sus criterios, salta del conjunto a una posición presuntuosa en la que pierde la riqueza de la totalidad, la propia naturaleza forma una costra y pierde vitalidad. La presión de la exigencia a la que son sometidos los otros de que deben cambiar provoca la reacción y el aislamiento. Uno se separa de los demás, en lugar de respeto se presiente peligro, traición en lugar de benevolencia, animadversión en lugar de amistad.
En las crisis de política interior que se basan en la vulneración del Principio de Unidad, por ejemplo conflictos raciales, violencia contra extranjeros o las denominadas minorías étnicas, la única solución radical es recordar la validez del Principio de Unidad. Los que son considerados distintos serán vistos como miembros de la unidad Estado con los mismos derechos que los demás, como espejo de una totalidad que aporta nuevos elementos de otro país, otra cultura u otra visión del mundo. Entonces el diálogo igualitario será posible y todos sacarán provecho de él.

Medio ambiente

Nos solamente nosotros las personas formamos partes de la unidad en la que vivimos, sino también la totalidad del medio ambiente, los animales, las plantas, los cuatro elementos y, naturalmente, la madre tierra.
De acuerdo al conocimiento que hoy tenemos, la idea de que la tierra está allí para ser explotada por las personas sin límite ya no es sustentable. “Somete la tierra” es una frase que nace de viejos dogmas religiosos que hoy deberían ser olvidados lo más rápido posible. El Principio de Unidad refuerza la concepción de los pueblos primitivos de que el ser humano no está por encima de la naturaleza sino que se encuentra en el mismo plano que todo lo demás, que las plantas, los animales, los árboles, inclusive las piedras, son hijos de este mundo. Ellos son hermanos y hermanas a los que hay que tratar con atención y esmero. De ninguna manera se trata de una concepción primitiva, muy por el contrario, se trata de una inteligente mirada de la realidad. Es mucho mejor convertir ese conocimiento en fundamento de nuestras decisiones en lugar de que por pura ignorancia hagamos lo contrario y seamos responsables de las consecuencias catastróficas y, por si fuera poco, se las traspasemos a nuestros propios hijos.
También todos nuestros semejantes tiene el pleno derecho de estar en el “circle of all”.
Con el Principio de Unidad este replanteo es posible:

Nosotros estamos indivisiblemente unidos a todo. Nuestro cuerpo consta de los cuatro elementos tierra, agua, aire y fuego. El fuego, la energía que nos está disponible para la vida proviene de nuestro sol. (Una única excepción es la energía nuclear que no necesitamos de manera prioritaria para nuestros procesos físicos y psíquicos. Ella proviene de antiguos soles). El sol y la luna también forman parte de la totalidad, al igual que los planetas, meteoritos, estrellas y galaxias. Sí, el universo completo. Pero volvamos a lo más cercano, volvamos a la tierra. Nuestro cuerpo está compuesto por ella y se eleva animado y entusiasmado por fuerzas que superan nuestra imaginación, para después de un cierto tiempo volver a caer. Somos hijos de esta tierra. Ella es nuestra gran madre. Así es llamada por los indígenas: madre tierra.

Mutter Erde lebtLa Tierra es un ser vivo!

Las criaturas que en ella y de ella viven, animales y plantas, montañas y valles, ríos y lagos son nuestros hermanos y hermanas; también el viento, la lluvia y la nieve. Tal como lo presentimos con todos estamos profundamente unidos. Porque en última instancia nosotros también siempre somos quien tenemos enfrente.
Para alcanzar el paraíso en la tierra debemos primero tomar el Principio de Unidad y dar por sentado que la unidad realmente existe, que nosotros estamos profundamente unidos a nuestros semejantes y a la madre tierra y que nos encontramos todos en el mismo plano. Queda descartada toda explotación, todo manejo desaprensivo, todo aprovechamiento egoísta de otro ser vivo y de los tesoros de la madre tierra.
Ahora queda claro quéinsensato y de hecho insostenible resulta atormentar tanto a nuestros hermanos los animales en experimentos médicos, apretujarlos para cubrir nuestras necesidades de carne barata, proporcionarles una vida indigna para finalmente, llenos de miedo y atiborrados de medicamentos, sacrificarlos.
Si ustedes comen carne y quieren hacer algo bueno por su cuerpo, si quieren alimentarse bien, entonces coman solamente carne de animales a los que se les concedió una buena vida adaptada a las características de su especie.

Resumen

Implementar el Principio de Unidad trae muchos beneficios y mejora la vida en numerosos aspectos. Para que estemos en condiciones de disfrutar de esas ventajas son necesarios algunos requisitos:
¡Tenemos que cambiar nuestra forma de pensar!
Tenemos que abandonar la conciencia dualista y dar cabida a la conciencia de unidad. Por así decirlo: mudar la conciencia del cerebro al corazón. Abandonar las ideas de separación y carencia y considerar las ideas de unidad y plenitud.

El mejor campo de experimentación y al mismo tiempo el campo en el cual ustedes podrán celebrar sencilla y rápidamente los primeros éxitos con el Principio de Unidad son todos los acontecimientos desagradables en el plano personal. En el futuro ustedes podrán verlos como provechosos aspectos de la unidad y de ese modo reconocer los mensajes y las chances que allí se encuentran. De esta manera, su desarrollo personal experimentará en las próximas semanas y meses un importante impulso hacia adelante.
Denle la bienvenida a la próxima crisis. En caso de que no les resulte posible revelar el sentido profundo de una crisis, pueden recurrir a las constelaciones sistémicas como ayuda de fácil acceso. La ayuda profesional ahorra largos meses de estancamiento, allí donde a veces una solución está cerca.

El segundo espacio en el cual desde el principio vale la pena moverse en el Principio de Unidad es la relación con las demás personas. Vuelva atrás cada acusación y mire que es lo que situación quiere de usted. Ya este solo paso modificará de manera positiva sus relaciones privadas y profesionales.

En las estructuras sociales en las cuales usted necesariamente participa como ciudadano, consumidor o trabajador tenga presente el “circle of all”. Tome su lugar en el “circle of all” dejando de lado toda arrogancia y toda sumisión. Mire a los otros de igual a igual y procure en todas las relaciones situaciones win-win.

Respalde un sistema económico justo donde impere el respeto recíproco. Considere a todas las personas como hermanos y hermanas, independientemente de su origen, nacionalidad, religión o color de piel. Sea un ciudadano de los pueblos de esta tierra, sea ciudadano de la humanidad.

Ajuste también su lugar en el medio ambiente. Comience a mirar con respeto y agradecimiento a la madre tierra y a todos sus semejantes. Camine por esta tierra con atención y cuidado.
Ocupe su lugar en el cosmos. Mire con total respeto al sol, la luna, las estrellas, nuestras galaxias y todo el universo. Nosotros estamos influenciados y tocados por energías cósmicas que escapan a nuestra comprensión y con las que nuestra alma está íntimamente e inseparablemente ligada. A algunas cosas no las podemos influenciar con nuestra voluntad. Solamente podemos acordar que somos una pequeña parte de un gran todo. Con este acuerdo fundamental ocuparemos nuestro lugar adecuado como parte de la humanidad de este planeta. De esta manera también aprobamos nuestras capacidades, por ejemplo nuestra capacidad de cambiar de modo de pensar y de reconocer la realidad.

A la vista de los actuales problemas mundiales, el Principio de Unidad aparece como una sabia estrategia de adaptación a las exigencias de nuestro tiempo. Porque no olvidamos las palabras de Darwin:

Charles Darwin

“No es la especie más fuerte la que sobrevive, ni la más inteligente, sino la que mejor se adapta al cambio”.

Tal vez sea inteligente adaptarnos a las cambiantes condiciones en nuestro globo terráqueo desarrollando y cuidando la conciencia de unidad en nosotros. De ese modo nuestras actividades y decisiones pierden el frío cálculo de la razón y ganan más calidez del corazón.
En la sensación de seguridad y cercanía que nos entrega el Principio de Unidad nos resulta más fácil resolver nuestros problemas personales. Al mismo tiempo hacemos un importante aporte a la paz y la armonía en nuestro planeta.

Suyo

Karl-Heinz Rauscher

www.dr-rauscher.de

Traducción al Español Signos Ediciones

Kommentar verfassen

Trage deine Daten unten ein oder klicke ein Icon um dich einzuloggen:

WordPress.com-Logo

Du kommentierst mit Deinem WordPress.com-Konto. Abmelden /  Ändern )

Google Foto

Du kommentierst mit Deinem Google-Konto. Abmelden /  Ändern )

Twitter-Bild

Du kommentierst mit Deinem Twitter-Konto. Abmelden /  Ändern )

Facebook-Foto

Du kommentierst mit Deinem Facebook-Konto. Abmelden /  Ändern )

Verbinde mit %s